Diferencias entre dinero digital, dinero virtual y criptomonedas

Hoy en día es muy fácil que las personas y las organizaciones creen su propia moneda digital. No obstante los beneficios o riesgos que esto pueda traer, uno de los problemas alrededor de este fenómeno es la creciente confusión sobre la terminología del dinero.

Particularmente, los términos de dinero digital, dinero virtual y de criptomonedas se están usando indistintamente, pero estos tres conceptos no son intercambiables. Es importante entender que una moneda digital no siempre es una criptomoneda, y, en cambio, las criptomonedas y las monedas virtuales son siempre monedas digitales.

Veamos las diferencias:

 

Dinero Digital

Una moneda digital es emitida y generalmente controlada por sus desarrolladores, y utilizada y aceptada entre los miembros de una comunidad específica que reconoce su validez. Las monedas digitales pueden incluir una multitud de productos comunes, tales como bonos de regalo, puntos de recompensa de las aerolíneas, reintegros de dineros por compras con tarjetas de crédito, entre otras posibilidades. Estos dineros digitales comparten un rasgo similar en el sentido de que son un medio de intercambio que opera como una moneda dentro su propio contexto, sin embargo no cuentan con los atributos de una moneda real a menos que sea emitido por un banco central, como el dólar digital ecuatoriano.

Un dato curioso está en que el efectivo representa aproximadamente el 8% del dinero en circulación, así que todo lo demás corresponde prácticamente a dinero digital.

 

Dinero Virtual

Una moneda virtual suele ser el término utilizado para las monedas utilizadas en los juegos en línea, como Clash Royale o World of Warcraft. Estas solo tienen valor dentro del juego y proporcionan un incentivo para dedicarle más horas de juego de modo que se pueda intercambiar dichas monedas con otros jugadores o hacer compras dentro de la aplicación en la que se esté jugando.

En un contexto más amplio, estas monedas son un medio de intercambio en el marco de un mundo virtual. También estarían asociadas, en ciertos casos, a plataformas en internet y solo son utilizadas por «miembros de una comunidad virtual específica». Algunos ejemplos son los RappiCréditos o Puntos Éxito. Estas monedas virtuales tienen valor, pero ese valor está vinculado a una plataforma de economía virtual y no existen en forma física.

 

Criptomoneda

Una criptomoneda se basa en los principios de criptografía para proporcionar un medio seguro de intercambio. En términos generales, esta no está respaldada por un banco central, un gobierno o una mercancía, pero al estar basadas en la tecnología Blockchain esta se puede usar como moneda de cambio y depósito de valor. A menudo están configuradas sobre una red descentralizada entre personas (peer-to-peer), y es ilustrado particularmente bien por bitcoin. (Después hablaremos sobre la diferencia entre criptomonedas y criptoactivos).

Las criptomonedas son una forma de moneda digital, pero difieren en que no están denominadas en una moneda oficial y no están controladas por una autoridad centralizada como sí lo están las monedas virtuales.

 

Dinero del pasado versus del futuro

Todos estos términos pueden llegar a ser bastante confusos, así que la siguiente tabla puede ayudar a aclarar sus diferencias.

Fuente: Traducido de David G.W. Birch, 2017. “Before Babylon, Beyond Bitcoin”.

Por: Carlos Romero

 

 

Compartir: